jueves, 17 de mayo de 2012

CONTAMINACIÓN AMBIENTAL (aire, agua, suelo)


CONTAMINACIÓN DEL AIRE



La contaminación del aire es una mezcla de partículas sólidas y gases en el aire. Las emisiones de los automóviles, los compuestos químicos de las fábricas, el polvo, el polen y las esporas de moho pueden estar suspendidas como partículas. El ozono, un gas, es un componente fundamental de la contaminación del aire en las ciudades. Cuando el ozono forma la contaminación del aire también se denomina smog.

Algunos contaminantes del aire son tóxicos. Su inhalación puede aumentar las posibilidades de tener problemas de salud. Las personas con enfermedades del corazón o de pulmón, los adultos de más edad y los niños tienen mayor riesgo de tener problemas por la contaminación del aire. La polución del aire no ocurre solamente en el exterior: el aire en el interior de los edificios también puede estar contaminado y afectar su salud.
Agencia de Protección Ambiental


Tomado de: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/airpollution.htmll

CONTAMINACIÓN DEL AGUA

Se entiende por contaminación del medio hídrico o contaminación del agua a la acción o al efecto de introducir algún material o inducir condiciones sobre el agua que, de modo directo o indirecto, impliquen una alteración perjudicial de su calidad en relación a sus usos posteriores o sus servicios ambientales.

Principales contaminantes de las aguas

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) los principales contaminantes del agua son los siguientes:

Aguas residuales y otros residuos que demandan oxígeno (en su mayor parte materia orgánica, cuya descomposición produce la desoxigenación del agua). Agentes infecciosos. Nutrientes vegetales que pueden estimular el crecimiento de las plantas acuáticas. Éstas, a su vez, interfieren con los usos a los que se destina el agua y, al descomponerse, agotan el oxígeno disuelto y producen olores desagradables. Productos químicos, incluyendo los pesticidas, diversos productos industriales, las sustancias tensoactivas contenidas en los detergentes, y los productos de la descomposición de otros compuestos orgánicos. Petróleo, especialmente el procedente de los vertidos accidentales. Minerales inorgánicos y compuestos químicos. Sedimentos formados por partículas del suelo y minerales arrastrados por las tormentas y escorrentías desde las tierras de cultivo, los suelos sin protección, las explotaciones mineras, las carreteras y los derribos urbanos. Sustancias radiactivas procedentes de los residuos producidos por la minería y el refinado del uranio y el torio, las centrales nucleares y el uso industrial, médico y científico de materiales radiactivos.


El calor también puede ser considerado un contaminante cuando el vertido del agua empleada para la refrigeración de las fábricas y las centrales energéticas hace subir la temperatura del agua de la que se abastecen.

Los mares son un sumidero. De forma constante, grandes cantidades de fangos y otros materiales, arrastrados desde tierra, se vierten en los océanos. Hoy en día, sin embargo, a los aportes naturales se añaden cantidades cada vez mayores de desechos generados por nuestras sociedades, especialmente aguas residuales cargadas de contaminantes químicos y de productos de desecho procedentes de la industria, la agricultura y la actividad doméstica, pero también de residuos radiactivos y de otros tipos.

En realidad, los océanos operan como gigantescas plantas carnívoras, a condición de no superar el umbral de lo que pueden tolerar. De lo contrario, se generan destrucción y muerte de las personas, e inconvenientes económicos y envenenamientos de la población humana. 


Esto, a corto plazo. A largo plazo, las consecuencias podrían ser catastróficas. Basta pensar únicamente en los efectos que la contaminación biológica –como consecuencia del incremento de fertilizantes- podría acarrear si la proliferación de formas microscópicas fuera tan grande que se redujera significativamente el nivel de oxígeno disuelto en el agua oceánica.

La contaminación tiende a concentrarse en los lugares próximos a las zonas habitadas e industrializadas. Así, la contaminación marina de origen atmosférico es, en determinadas zonas adyacentes a Europa (Báltico, mar del Norte, Mediterráneo), por término general, diez veces mayor que mar adentro, en el propio Atlántico norte; cien veces superior que en el Pacífico norte y mil veces más elevada que en el Pacífico sur. Sin embargo, y como consecuencia de la circulación general de los aires y de las aguas, cada año se detectan nuevos contaminantes en zonas tan apartadas como la Antártida –se ha encontrado DDT en la grasa de los pingüinos antárticos- o las fosas oceánicas.


La contaminación del medio marino provocada por el hombre es muy superior a la atribuible a causas naturales. Las tasas de aporte de algunos elementos son elocuentes: el mercurio llega al océano a un ritmo dos veces y media superior al que sería debido únicamente a factores naturales; el manganeso multiplica por cuatro dicho ritmo natural; el cobre, el plomo y el cinc por doce; el antimonio por treinta y el fósforo por ochenta.

Algunos de los metales pesados, como el mercurio y el plomo, junto con el cadmio y el arsénico, son contaminantes graves, pues penetran en las cadenas alimentarias marinas, y, a través de ellas, se concentran. Así, por ejemplo, la enfermedad de Minamata –descubierta en los años 20 en la bahía japonesa de mismo nombre- ha provocado, en Japón y en Indonesia, miles de muertes y un número mucho mayor de enfermos con lesiones cerebrales. La causa que la produjo fue el consumo de atún y otros peces con contenidos elevados de mercurio procedente de los vertidos industriales de aquella zona costera. Igualmente, productos químicos como el DDT y los PCB son otros contaminantes químicos muy peligrosos.

Tomado de: http://es.wikipedia.org/wiki/Contaminaci%C3%B3n_h%C3%ADdrica

LA CONTAMINACIÓN DEL SUELO



La contaminación del suelo (contaminación del suelo) es causada por la presencia de productos químicos de fabricación humana o cualquier otra alteración en el entorno natural del suelo.


Este tipo de contaminación generalmente surge de la ruptura de los tanques de almacenamiento subterráneo, aplicación de plaguicidas, la percolación de las aguas superficiales contaminadas para los estratos del subsuelo, verter petróleo y combustible, la lixiviación de los residuos de los vertederos o vertido directo de residuos industriales al suelo. Los productos químicos más comunes implicados son los hidrocarburos del petróleo, solventes, pesticidas, plomo y otros metales pesados.

La preocupación por la contaminación del suelo se debe principalmente a riesgos para la salud, del contacto directo con el suelo contaminado, los vapores de los contaminantes y de la contaminación secundaria de los suministros de agua dentro y debajo del suelo. El mapeo de los sitios donde el suelo está contaminado y la limpieza son tareas que requieren de mucho tiempo y dinero.

Es en América del Norte y Europa occidental que la cantidad de tierra contaminada es muy bien conocida, donde muchos de los países en estas áreas tienen un marco jurídico para identificar y hacer frente a este problema ambiental, sin embargo, esto podría ser sólo la punta del iceberg con los países en desarrollo siendo muy probablemente la próxima generación de nuevos casos de contaminación del suelo.

El inmenso y sostenido crecimiento de la República Popular de China desde la década de 1970 ha cobrado un precio en la tierra en el aumento de la contaminación del suelo. La Administración del Estado de Protección Ambiental cree que es una amenaza para el medio ambiente, la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible. De acuerdo con un muestreo científico 100.000 kilómetros cuadrados de tierra cultivada de China se han contaminado con aguas contaminadas que se utilizan para el riego de otros 21.670 kilómetros cuadrados y otros 1.300 kilómetros cuadrados cubiertos o destruidos por los desechos sólidos. En total, el área representa una décima parte de las tierras cultivables de China y es sobre todo en las zonas económicamente desarrolladas. Se estima que 12 millones de toneladas de cereales son contaminadas con metales pesados cada año causando pérdidas directas de 2,57 mil millones de dólares.

Efectos sobre la salud de la contaminación del suelo

El suelo contaminado afecta directamente la salud humana a través del contacto directo con el suelo o por la inhalación de los contaminantes del suelo que se han evaporado; potencialmente mayores amenazas se plantean por la infiltración de la contaminación del suelo en los acuíferos de aguas subterráneas utilizadas para consumo humano, a veces en áreas aparentemente muy alejadas de cualquier fuente evidente de contaminación sobre el suelo.

Consecuencias para la salud debido a la exposición a contaminación del suelo varían mucho dependiendo del tipo de contaminante, la vía de ataque y la vulnerabilidad de la población expuesta. La exposición crónica al cromo, plomo y otros metales, petróleo, solventes y muchas formulaciones de plaguicidas y herbicidas pueden ser cancerígenos puede causar trastornos congénitos o pueden causar otros problemas crónicos de salud. Concentraciones Industriales o hechas por el hombre de sustancias presentes de forma natural, como el nitrato y el amonio asociadas con el estiércol de animales en operaciones agrícolas, también han sido identificados como peligros para la salud en el suelo y las aguas subterráneas.

La exposición crónica al benceno en concentraciones suficientes se sabe está asociado con una mayor incidencia de leucemia. Mercurio y ciclodienos son conocidos por inducir una mayor incidencia de daño renal, algunos de ellos irreversibles. PCB y ciclodienos están vinculados a la toxicidad en el hígado. Organofosforados y carbamatos pueden inducir una cadena de reacciones que llevan al bloqueo neuromuscular. Muchos disolventes clorados inducen cambios en el hígado, cambios renales y depresión del sistema nervioso central. Hay todo un espectro de efectos sobre la salud adicionales como dolor de cabeza, náuseas, fatiga, irritación de los ojos y erupción de la piel para el citado y otros productos químicos mencionados anteriormente. En dosis suficientes de un gran número de contaminantes en el suelo pueden causar la muerte por exposición a través de contacto directo, inhalación o ingestión de contaminantes en las aguas subterráneas contaminadas a través del suelo.

Tomado de:http://www.ecolatin.org/la-contaminaci%C3%B3n-del-suelo-causas-y-efectos



SONOVISO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada